La crisis inmobiliaria china avanza: Kaisa Group suspende pagos y pide ayuda para superar problemas de liquidez

Evergrande no ha sido la única inmobiliaria china que se vino abajo en este cierre de año. Ahora se suma a la lista Kaisa Group.

Durante una reunión entre expertos gubernamentales, bancos y otras empresas del sector inmobiliario, Kaisa Group Holdings hizo un desesperado pedido de ayuda para pagar a sus inversores, trabajadores y proveedores; así lo reseñó Reuters este 9 de noviembre.

La inmobiliaria, acreedora del puesto nro. 25 entre las mayores compañías del país asiático, instó a las empresas estatales a ayudar a las privadas a mejorar su liquidez a través de proyectos y compras estratégicas.

Según explicaron sus portavoces, algunas instituciones financieras retiraron fondos de sus cuentas de manera inapropiada, por lo que están solicitando que las demandas de congelación de activos en su contra sean gestionadas de forma centralizada en un tribunal de Shenzhen, donde se encuentra la sede de la empresa.

En paralelo, Kaisa también anunció a través de su cuenta de WeChat que está en negociaciones con inversores en productos de gestión de patrimonios sobre soluciones de pago; por tal motivo, pidió más tiempo para resolver sus problemas de liquidez.

Por su parte, Fitch (la agencia calificadora de riesgos crediticios), rebajó aún más el ‘rating’ de Kaisa, argumentando que existe un empeoramiento de su liquidez, deudas no declaradas en sus productos de gestión de patrimonios y los pocos avances en su liquidación de activos.  

Recordemos que Kaisa, así como Evergrande, es una de las numerosas empresas del sector inmobiliario chino que enfrenta serios problemas económicos debido a las restricciones crediticias impuestas por el Gobierno del país.

Un riesgo global

La crisis que arropa a estas empresas no solamente tendrá consecuencias para China. Según expertos, considerando las dimensiones de la deuda y los impagos acumulativos, se podría desencadenar un problema de finanzas globales.

La Reserva Federal de EE.UU. ya reconoció que dicha situación supone riesgos para el sistema financiero norteamericano.

«Dado el tamaño de la economía y el sistema financiero de China, las tensiones financieras en China podrían tensar los mercados financieros mundiales a través de un deterioro de la sensación de riesgo, plantear riesgos para el crecimiento económico mundial y afectar a Estados Unidos», declaró el banco central en su último informe sobre estabilidad financiera.